Tu clóset también contamina

Standard

Las tres R de la sustentabilidad (reducir, reutilizar y reciclar) no solo se aplican al plástico, vidrio, aluminio, papel, cartón y demás artefactos. También se aplican en tu clóset, guardarropa o como quieras llamarlo.

Personalmente compro ropa cuando de verdad la necesito y mis poleras, pantalones y ropa interior pasan a la categoría de indecencia pública. Lo terrible es cuando entro al mall o a una tienda de algún barrio de Santiago y mi consciencia empieza con la cantaleta de: “Pero qué linda blusa”, “Ese pantalón esta hecho para mi”, “Qué zapatillas/sandalias más preciosas!” y sin darme cuenta termino comprando más cosas de las que originalmente necesitaba o peor, compro cualquier cosa menos lo que inicialmente tenía que comprar.

clothes_6r9cd

Hace un par de semanas estaba leyendo la revista Mujer que viene con el diario La Tercera. Usualmente miro la sección de moda y trato de pasarla rápido porque por más lindas que sean las blusas, los vestidos y los zapatos, los precios te hacen llorar de indignación y te hacen querer casarte con un médico, ingeniero o multimillonario por la sencilla razón de que ni muerta podría pagar 50 mil pesos por una polera o lo que es más, 350 mil pesos por un bolso o billetera. En fin, después de esa sección y otras más, está la de sustentabilidad, en la que dan datos muy prácticos acerca de ecología. Ese día había un artículo muy interesante sobre el impacto ambiental de la ropa que compramos, y después de leerlo juré solemnemente no volver a comprar de la forma en que lo hacía antes. Tomando algunas cifras del artículo: Para hacer una polera de algodón se requiere de múltiples procesos, desde el cultivo del material, su producción como tela y posterior elaboración como prenda de vestir (incluyendo los químicos utilizados, los tintes, el transporte, etc.)y por ende también requiere una gran cantidad de agua, unos 2.500 a 3.000 litros en promedio. Y lo que es peor, un par de jeans requieren de una cantidad aún más escandalosa, al menos 10.000 litros de agua y no contento con eso, contamina enormemente debido a la gran cantidad de químicos y fertilizantes usados en la elaboración de las materias primas, además de los tintes.

No quiero ni mencionar el impacto de los zapatos comunes, los cuales son casi imposibles de reciclar a menos que vivas en Estados Unidos y tengas zapatillas marca Nike, empresa que tiene depósitos de zapatillas usadas con el fin de desarmarlas, reciclar los materiales y volver a elaborarlas. Personalmente no compro zapatos de cuero (y nada de cosas de piel) por cuestiones de que proviene de un animal inocente al que mataron,arrancaron el pellejo y que posteriormente desecharon como quien tira una bolsa de basura a un contenedor. Tampoco compro el tan famoso “eco-cuero” que es el nombre refinado y “cuico” que se le da a la cuerina o policuero, hecho de material sintético elaborado a partir de los derivados del petróleo. En resumidas cuentas, de ecológico no tiene nada.

recycledcraftsplantersbackyardideas14Busqué formas de poder reciclar zapatillas o zapatos viejos y lo único que encontré fue la idea que tuvo Wall-E en la película: usarlos como maceteros…pero ya me imagino tener mi casa llena de zapatillas-macetero de aquí hasta que me muera. Así que si tienen la posibilidad de comprar zapatos hechos de materiales reciclables, no duden en hacerlo. Y si no…busquen la manera de arreglar los zapatos que tienen y no los boten a la basura porque están desteñidos o algo así, también pueden donarlos a personas de escasos recursos, lo mismo con la ropa!

Y ya que mencioné ropa, vuelvo al tema. Una buena alternativa a la ropa de las multitiendas, patronato y demás, es la ropa americana o de segunda mano. De seguro han visto en la calle Bandera, en Irarrázaval y Providencia esas tiendas llamadas “Cero 90”, “Nostalgic” y “Orange Blue” (hay más pero no me acuerdo de los nombres). Todas estas tiendas venden ropa que ha sido usada anteriormente y seleccionada para ser reutilizada. Quizás no se puede reciclar la tela de tus prendas de vestir como lo hacen con el plástico y el vidrio, pero sí se puede donar a estas tiendas (y donarla a centros de beneficencia) y comprar ropa de buena calidad aunque sea de la tan “atroz” segunda mano, así que quítense de la cabeza el programa “No te lo Pongas!” con las voces de Stacy y Clinton diciendo: no uses ropa de segunda mano! Pues por muy linda que sea la ropa que muestran, a las tipas les pasan 5.000 dólares que nosotros NO tenemos y compran ropa enfermamente cara que ha sido elaborada con miles de litros de agua y contamina nuestra tierra.

Ropa-para-reciclar

En resumen, no gasten en ropa como que el mundo se fuera a acabar. Revisen sus prioridades y su clóset, separen lo que están usando de  lo que no y dentro de ese “no se usa” dividan entre lo que de verdad jamás nunca se pondrán y lo que entra en la categoría de estropajo inutilizable. Donen lo que está en buenas condiciones a los centros benéficos, o incluso pueden vender esas chaquetas, poleras o pantalones que todavía tienen la etiqueta puesta. También  está la opción de regalar ropa a hermanos, primos, sobrinos, etc. a quienes puedan gustarle y quedarle esas prendas. Ahora, los estropajos inutilizables no son tan inútiles, pueden transformarse en el famoso paño-de-cocina-trapo-de-limpiar-multiuso.

Opciones hay, solo se necesita investigación, paciencia, esfuerzo y motivación 😉

Hasta la próxima! ♥

Advertisements

Siéntete libre de comentar :)

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s